Mi Gato se refugia en el arenero

Mi Gato se refugia en el arenero

Tu Gato se refugia en el arenero?! Las señales de alarma han saltado .

Tu gato no quiere salir del arenero?…

… Nuestros gatos nos acompañan a lo largo de nuestro Sendero de la Vida y nosotros a Ellos. En ese Caminar no siempre brilla el . Los días claros y vibrantes alternan con los lluviosos y tormentosos . En otros momentos, es el Viento  el que azota nuestras Vidas. Pero todo ello es tan necesario como imprescindible para nuestro crecimiento y aprendizaje. También nuestros Gatos los experimentan. También viven su propio Proceso. Por eso es muy importante que no sólo aprendamos a ver nuestro reflejo en Ellos sino que también aprendamos a reconocer cuando manifiestan desarmonías físicas, emocionales, energéticas, incluso álmicas…

Ayer encontré a Humphrey, el único chico de mi manada Felina, acostado en el arenero 

Cuando un gato se refugia en su arenero… es una señal muy visible de que algo no va bien.

A pesar de haber pasado por algunos episodios de desarmonía física muy acusados, nunca, en sus 15 años de vida, mi Gato Humphrey se había metido en el arenero. Cuando lo encontré, dentro del arenero, hecho una pequeña bolita, apenas podía elevar sus ojos hacia mí, su dolor era tan intenso que apenas podía moverse. Ahí estaba recogido. Replegado en sí mismo  Sin permitirse emitir un sólo gemido de dolor.
Es importante estar muy atentos a nuestros Gatos y sus señales porque algunos, como le ocurre a Humphrey, son resistentes como un viejo Roble y cuando el desequilibrio y el dolor se manifiestan, es porque lleva días, incluso semanas padeciéndose. Comportamiento, movilidad, estado anímico, cambios en la rutina o en la forma de relacionarse con los otros miembros de la Casa, apetito, orina y heces…hay un montón de señales que pueden ser más o menos sutiles dependiendo del Gato pero están ahí y debemos estar atentos.

Que tu gato se meta en el arenero es una señal que no pasa desapercibida!

Es curioso como Humphrey y yo nos parecemos en eso. En su manera de gestionar su propio dolor y la enfermedad, me parece observar mi propio reflejo en un espejo.
Estos días, Humphrey ha mantenido su apetito habitual, quizás ha dejado algo de comida en su cuenco pero nada que pudiese hacer saltar las alarmas. Orina y defeca con normalidad. Se relaciona con los demás miembros del grupo como siempre. Ha seguido buscando la compañía de Kika, su Compañera favorita y de su mami Humana, a la hora de irse a la cama…sólo notaba en Él algo casi imperceptible: a nivel energético lo sentía más denso, más «yin». Pasaba muchas horas descansando o durmiendo pero lo achacaba a estos días de agosto de tanto calor y humedad que se suceden últimamente. Por lo demás, sólo ayer por la mañana percibí sus pupilas más dilatadas de lo normal y un movimiento muy sutil de rigidez en la parte inferior de su cuerpo al subir las escaleras. Estos días cuando le preguntaba, la respuesta siempre la misma: «No te pre-ocupes, todo está bien. Ocúpate ahora de ti. Lo necesitas». La respuesta volvió a ser la misma por la mañana cuando lo observé… Horas después, el episodio de dolor y crisis explotó de forma física y evidente. El Gato Humphrey se había metido en el arenero y no quería salir de él.

Cuando lo saqué del arenero, lo acomodé y pude proceder a testarlo.

En testaje Humphrey presenta una fuerte inflamación de la zona baja de la columna. La vértebra L5 le ha causado algunos episodios de desarmonía física con anterioridad pero hacía ya más de un año que no padecía ninguno. Apenas puede moverse y cuando lo hace, el dolor casi puede tocarse. La zona desprende un fuerte calor a nivel energético y físico. La buena noticia es que las vías urinarias no se han visto afectadas. Aún así lo vigilamos cada vez que va al arenero para asegurarnos de que puede orinar y defecar con normalidad para descartar cualquier otra posible desarmonía que pueda generarse en segundo plano. Necesita tratamiento urgente y sesiones de fisioterapia y acupuntura con su estupendo veterinario al que llamamos tan amorosamente, «Hombre Medicina».

En casa apoyamos con Reiki, homeopatía (Traumeel y Discus Compositum, específico para patologías osteoarticulares de la columna vertebral que cursan con dolor e inflamación; además de Berberis para apoyar el funcionamiento de los riñones y la salud de las vías urinarias) y a nivel externo, trabajamos con emplastes de arcilla verde soleada en sinergia con esencias vibracionales del sistema Pacific Essences, de la línea de Medicina Tradicional China para apoyar la Reparación y equilibrar el Elemento Tierra  y el Elemento Fuego  pues estos últimos también están afectados y presentan desequilibrio en Humphrey. Estos emplastes se preparan siempre con agua fría, se envuelven en un paño de algodón para poder aplicarlos directamente sobre la zona dañada y se cubren con otro de lana para generar calor. Puede que os resulte un poco latoso su aplicación porque hay que tratar que no se muevan y permanezcan sobre la zona lesionada durante el tiempo de aplicación que no debería ser inferior a una hora, pudiéndolo dejar durante todo el rato que vuestro Gato os permita. A veces los tenemos que mantener suavemente, sin ejercer presión, con la mano, y otras, si nuestro Felino, se deja, podemos fijarlo con algún tipo de venda sin comprimir demasiado.

Ayer Humphrey agradecía enormemente la aplicación del emplaste, tal y como podéis ver en las fotos, y así pasamos toda la tarde mientras por fin, Él se relajaba y se Permitía el descanso, el Tratamiento y los Cuidados. No sólo Permitió y Agradeció la aplicación del emplaste de arcilla verde sino que, tomó su medicación homeopática con buena disposición a pesar de que si bien el Traumeel y el Berberis son tolerables, el Discus Compositum no sabe precisamente a Néctar de los Dioses.
La tarde la pasó dejándose mimar y buscando apoyo y consuelo en su amado Cheshire de peluche, el Gato de la maravillosa Alicia en el País de las Maravillas…y es que Humphrey, tiene algo de mágico , como Cheshire, y yo, seguramente, también tenga algo de Alicia 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *